¿Hay demasiados barcos en Formentera?

Sábado de agosto en Formentera. Uno se acerca hasta Cala Saona con la intención de darse un baño pero antes queremos observar el mar. Queremos asombrarnos una vez más con el color azul intenso, el infinito del horizonte… pero algo nos lo impide: ¿Qué son todas esas manchas blancas?

Tanto Ibiza como Formentera están inmersas en un debate sobre el modelo turístico: ¿Deben las islas seguir promocionándose para atraer a más turistas? ¿O se debería comenzar a limitar el número de personas y vehículos para seguir siendo atractivos? Mira la siguiente imagen y juzga:

Yates fondeados en Formentera

Yates fondeados en Formentera

Recordamos que las praderas de Posidonia Oceánica son Patrimonio de la Humanidad. Esta planta acuática es la responsable de que las aguas de Formentera tengan este color tan espectacular, ya que filtran la arena. La principal amenaza de la Posidonia es la contaminación y el fondeo incontrolado, ya que las anclas de las embarcaciones arrancan grandes cantidades de esta planta.

Girando la cabeza a la izquierda, muchos más barcos

Girando la cabeza a la izquierda, muchos más barcos

Seguir vendiendo Formentera como un ‘paraíso’ con imágenes como éstas es un contrasentido. Muchos proponen limitar la entrada a los turistas. No prohibir la entrada, sino limitar el número de personas y embarcaciones que pueden estar en una isla tan pequeña como Formentera, con un ecosistema tan delicado.